En los últimos meses, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha moderado el tono de su discurso en cuanto a temas económicos, sin embargo, el político ha tratado de llegar a la presidencia con la promesa de medidas más radicales, de ahí que los inversionistas internacionales manifiesten incertidumbre sobre la posibilidad de que el tabasqueño gane la elección presidencial, así lo explica Carlos Capistran, economista en jefe para México y Estados Unidos de Bank of America Merrill Lynch.

“Las elecciones son uno de los factores de riesgo que se contemplan para 2018, esperamos una elección cerrada con tres actores que hoy se ven como principales: Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y Ricardo Anaya. A excepción de AMLO, las políticas resultan similares a lo que ha ocurrido en los últimos años”, explica el analista.

Bank of America Merrill Lynch prevé que el crecimiento de México se ubique en 1.6% al cierre de 2018, mientras que el tipo de cambio podría cerrar el año en 20 pesos por dólar con presiones que podrían hacer que la moneda estadounidense toque niveles superiores a 21 pesos.

“Las declaraciones radicales de AMLO generan incertidumbre entre los inversionistas. El discurso se ha moderado, sin embargo, en el pasado ha tomado posturas distintas y eso genera incertidumbre, sin embargo, aunque hay diferencia, los ejes de políticas macroeconómica podrían ser similares”, explica Capistrán.

Sin margen para un contraataque fiscal para Trump

Según lo publicó la revista Forbes, uno de los principales riesgos en la economía es la pérdida de competitividad para las inversiones ante la potencial entrada en vigor de la reforma fiscal de Donald Trump, principalmente porque el país ha recortado gasto público y tiene una política monetaria restrictiva que deja poco margen a otros estímulos.

“México ha mantenido la disciplina fiscal, sin embargo, no hay margen para generar nuevos estímulos a la inversión. Para tener una reforma fiscal en México primero deberían aumentarse algunos impuestos para después poder generar facilidades”.

Para Capistrán, México podría tener un año complejo ante los altos niveles de inflación, que podrían llevar a las tasas de referencia del Banco de México a niveles por arriba de 7.5%.

Para la primer quincena de enero, la inflación alcanzó 6.8%, su nivel más alto el 16 años, lo cual da como resultado una política restrictiva por parte del banco central, el resultado es un encarecimiento del crédito, baja en el consumo y una (más pronunciada) desaceleración económica.

 

2 COMENTARIOS

  1. con todas sus letras porque este viejito extremista es capaz de expropiar empresas, ante un panorama económico hostil las empresas prefieren no correr riesgos. No sé cuando el peje entenderá que inversionistas no es sinónimo de enemigos. bueno bueno inversionistas que no contribuyen a su campaña porque alguno deberá de tener para estar en 3 carreras presidenciales.

    Peje ya cumple y jubílate!

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí